La fiebre de Lassa (también conocida erróneamente como fiebre mediterránea familiar) es una fiebre hemorrágica causada por el Lassa virus, perteneciente a respectiva familia. Se transmite a los humanos a través del contacto con el ratón de Benin u objetos domésticos que resulten ser contaminados por los excrementos de este roedor. La enfermedad es endémica en los roedores que habitan en algunas zonas de África Occidental. La fiebre también puede transmitirse entre personas, incluso en entornos de laboratorio, especialmente en hospitales donde no se toman medidas adecuadas de control de la infección. Casi siempre a través del contacto directo con sangre u otros líquidos corporales de los pacientes.

Esta peligrosa enfermedad que causa varios muertos en Benin, nos obligó a suspender la misión programada para diciembre de 2014.